Un operativo de Inspección General realizado el martes a la mañana en Luro e Independencia terminó golpes y violencia. En tal sentido, un vendedor se negó a entregar la mercadería, comenzó a discutir con el personal y terminó a las piñas.

Lo que pasó no tendría que haber existido, no fue culpa de inspección y a veces nosotros fallamos un poco. Tenemos que seguir teniendo orden, siendo ordenados. Con los inspectores la relación es buena, ellos tienen que cumplir con su trabajo y nosotros estamos en la nuestra”, expresó Francisco, quien trabaja en la calle desde hace 40 años en la zona de Avenida Independencia.

"El objetivo era ordenar el espacio público pero algunos vendedores se pusieron violentos y un policía resultó herido", detalló al respecto el Secretario de Gobierno Santiago Bonifatti.

“Lo que pasó ayer estuvo mal. Piden que demos espacio a la gente y a veces no cumplimos pero tenemos que aprender. Los inspectores son buenas personas, no tengo nada que decir de ellos”, argumentó el trabajador.

Francisco aseguró que en la calle todos se conocen y que tratará de hablar con quienes participaron de los disturbios. “Hace falta trabajo, la gente se queda sin laburo y tienen que vender algo, pero hay que ser equilibrado”, completó.

Comentá y expresate