El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detuvo este lunes al opositor venezolano Freddy Guevara, acusado de “delitos de terrorismo, atentado contra el orden constitucional, concierto para delinquir y traición a la patria", según indicó en un comunicado el Ministerio Público de Venezuela.

La Fiscalía vincula a Guevara con “grupos extremistas y paramilitares asociados al gobierno colombiano”.

Antes de que lo detuvieran, Guevara transmitió en vivo por sus redes sociales donde indicó que estaban por detenerlo.

"A la comunidad internacional, dejarle muy claro, bueno, que si no entendemos que con este tipo de regímenes hay que actuar con mucha contundencia van a seguir pasando este tipo de cosas", dijo el opositor al gobierno de Nicolás Maduro.

Hasta el momento se desconoce dónde está detenido Guevara, pero desde su cuenta de Twitter se aseguró que sus abogados y su familia "están haciendo las gestiones necesarias para conocer su paradero".

Incluso antes de la detención de Guevara, el líder opositor Juan Guaidó había denunciado el asedio a su propia casa para llevarlo detenido y había informado sobre el arresto de su compatriota. "En estos momentos funcionarios de las Faes, están en el sótano de mi casa, hombres encapuchados con armas largas rodeando la camioneta en donde se encuentra el Presidente Juan Guaidó", denunció en redes sociales su esposa, Fabiana Rosales.

Julie Chung, subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos declaró en su cuenta de Twitter: "Instamos a la comunidad internacional a que se una a nosotros para condenar estos actos y exigir la liberación de todos los detenidos por motivos políticos"

El arresto se da días después de las horas más violentas que ha vivido Venezuela en los últimos meses, donde el enfrentamiento entre bandas delictivas armadas y las fuerzas militares desplegadas por el gobierno dejaron un saldo de al menos 26 muertos. El régimen de Maduro otorga la responsabilidad de los incidentes a los líderes de la oposición por tener vínculos con una de las mayores bandas delictivas de Venezuela.

Maduro y otros voceros de su administración aseguran que los delincuentes tendrían vínculos con algunos de los líderes de la oposición local encabezado por Guaidó y apoyados por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos.

Pero sus adversarios sostienen que las bandas criminales en Venezuela se han fortalecido por el fracaso de políticas de seguridad pública del gobierno.

La presión local e internacional hacia el gobierno de Maduro continúa latente y los acontecimientos en toda la región latinoamericana ponen el foco en el respeto a la libertad de expresión y manifestación política.

Comentá y expresate