Empezamos a salir del infierno. Tuvimos un infierno con los Salminci y después otro con la administración judicial. Creíamos que iba a ser nuestro salvador, empezamos bien y terminamos mal. Yo creo en la justicia pero este hombre entró como administrador, consiguió otra administradora parecida a Salminci. Ahora pudimos hacer una fuerza, buscando a alguien diferente”, sostuvo Graciela Cano, una de las damnificadas.

Según la investigación realizada por el CATI (Cuerpo de Ayuda Técnica a la Instrucción) y la Fiscalía N°5, entre 2013 y 2018 operó una organización conocida como la “Liga de Compradores”. "Utilizaron métodos ilegales o ilícitos con el fin de hacerse en un remate del total o parte de bienes inmuebles y muebles subastados a valores muy inferiores a los que una puja libre hubiera determinado. Luego hacían negocios y sacaban importantes comisiones o bien ostensibles diferencias económicas en posteriores transacciones, que en definitiva habrían escapado a los controles impositivos del Estado”, dijeron los investigadores.

“Tuvimos que limitarnos a 11 postulantes, dejaron por suerte a la única persona elegida por todos. La administración MG integral, y esperamos que terminen con las mafias. Acá hay muchas mafias en Mar del Plata”, expresó la mujer que comenzó su lucha en 2014.

Las modalidades para lograr su objetivo eran de diferente tenor, pero no faltaban las amenazas, la coacción, la violencia concretada en varios hechos particulares en las inmediaciones al colegio de martilleros o, como en muchos casos, y esto está verificado en muchos videos, la clausura virtual de la sala de subastas, al punto que los registros de subasta del colegio figuraban con presencia de 15 o 20 personas, y en realidad los videos muestran la presencia de un solo martillero y de personas integrantes de la Liga para conseguir para sí e inequívocamente el resultado de la subasta

“Es un logro enorme para todos los propietarios. Ahora vendrá el juicio oral donde quedan los hijos de Salminci y otros imputados. Queremos recuperar lo que nos robaron y fue muchísimo. Además de habernos robado parte de nuestras vidas. Hubo gente que quedó en la calle, sin su techo”, enfatizó Cano.

Los integrantes de “La Liga de Compradores” ganaron 324 de las 510 subastas que se hicieron en un lapso de 5 años, lo que equivale a un 63,53%. "En los hechos, eso se traduce que prácticamente en 2 de cada 3 remates judiciales llevados a cabo en el Colegio de Martilleros se impuso la oferta de alguno de sus integrantes", afirmaron fuentes del caso.

Los jefes de la organización eran Oscar Roberto Larluz, Luis Alberto Puga y Héctor Ricardo Monteros. Otro de los detenidos fue identificado como Aldolfo Salminci.

A partir de un trabajo que llevó años de análisis estadístico, de documentación, material audiovisual de subastas judiciales, relevamiento de expedientes judiciales, informes de entidades públicas y privadas y testimonios obtenidos de integrantes de los Colegios de Martilleros y de Abogados, se llegó a probar la alteración sistemática de una serie de subastas llevada a cabo por la organización delictiva.

El primer caso que se conoció de operación fraudulenta y metodología de La Liga ocurrió durante una subasta judicial realizada en 2014 que tuvo como beneficiaria de unas cocheras del Edificio Semar XI a una mujer que ofreció un monto muy bajo en ese momento. Sin embargo, tras comprobarse una maniobra que incluyó aprietes a un oferente legítimo para hacer caer su oferta, la mujer -parte del entramado- obtuvo las cocheras.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate