María Eugenia Vidal almorzó este martes con empresarios del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, que le preguntaron si será candidata a presidente en las próximas elecciones. Si bien la gobernadora bonaerense dejó en claro que el postulante de Cambiemos será Mauricio Macri, los hombres de negocios se quedaron con una sensación ambigua tras su respuesta.

El encuentro, en el Hotel Alvear, sirvió para confirmar que en la cabeza de muchos inversores y empresarios argentinos todavía no se descarta el Plan V –que Vidal sea la candidata a presidente en lugar de Mauricio Macri- si es que el jefe de Estado no repunta en las encuestas y la ex mandataria Cristina Kirchner sigue ganando protagonismo.

Según publicó Infobae, el círculo rojo no escondió sus intenciones. En su discurso, Vidal mostró con filminas los avances de su gestión, que los empresarios aplaudieron en cinco oportunidades. Dos de ellas estuvieron vinculadas a una eventual postulación presidencial: "¿Quiere ser presidenta? ¿Usted va a ser candidata a presidenta? ¿Qué haría si se lo proponen?". Vidal descartó la inquietud, pero varios de los asistentes concluyeron que podría haber sido mucho más tajante.

"No me imaginé que me iban a hacer esta pregunta. Yo me siento parte de un equipo que tiene un enorme compromiso con la Provincia. Somos el único espacio con candidato definido, que es Mauricio Macri, y una candidata a gobernadora en la provincia de Buenos Aires. Nos concentramos en lo que la gente más espera de nosotros, en gobernar. Voy a volver a ser (gobernadora) si me vuelven a elegir los próximos cuatro años", fue la respuesta de Vidal. ¿Podría haber sido más contundente? Muchos se fueron con una sensación ambivalente.

Antes de comenzar su exposición, habló el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, que evidenció su entusiasmo: "Lo que usted nos cuente y muestre como sus desafíos no le quepa la menor duda que van a ser nuestros desafíos. Esta comunidad empresaria está ansiosa por escucharla".

A su turno, Vidal hizo hincapié en las obras realizadas. En las rutas, afirmó que hubo "700 obras viales finalizadas" y que se lanzó el "plan de recuperación de caminos rurales". Y dijo que hubo pavimentación en más de siete mil cuadras.

"Hubo más de 300 obras hidráulicas finalizadas. En la Provincia tienen riesgo de inundarse 12 millones de las 16 millones que allí viven. Las cañerías de la provincia de Buenos Aires no se cambiaban desde hacía 60 años", sostuvo mientras mostraba un video con el antes y el después de estos trabajos de infraestructura.

Y sentenció: "En total terminamos 1.800 obras. Por primera vez se puede decir que no hay un solo municipio que haya sido excluido de la obra pública. No hubo ningún tipo de discrecionalidad en el reparto de fondos para obras. Con la situación difícil del año pasado todas las obras se mantuvieron en ejecución".

El establishment la escuchaba atento mientras degustaba la ternera braseada acompañada con cremoso de calabaza asada, vegetales de estación y salsa de oporto.

La gobernadora mencionó a Macri sobre el final. Resaltó que su gestión, hasta ahora, fue posible por el trabajo "en equipo con el Gobierno nacional". "Estos son logros que hicimos juntos", dijo. "Por primera vez hay un presidente y una gobernadora que trabajan en equipo, sin mezquindad, y queda mucho por haber todavía", agregó. "Confío en ustedes", pidió al final, antes del último aplauso, el más sostenido. En la cena de CIPPEC de hace tres semanas, Macri había insistido en el mismo pedido.

Comentá y expresate