La gobernadora María Eugenia Vidal reconoció la derrota en la provincia, felicitó a su futuro sucesor, Axel Kicillof, y anticipó que con él iniciará una “transición democrática, como corresponde”.

“Dios me dio un descanso para que recupere mis fuerzas”, dijo desde el búnker de Juntos por el Cambio, donde coincidieron los conductores de esta fuerza y buena cantidad de militancia que a pesar de los resultados negativos en la provincia y Nación, aplaudieron y acompañaron.

Destacó la recuperación de algunos puntos con relación a los resultados que había logrado en las PASO y dejó entrever que su carrera política no se diluye con este revés electoral. “El 10 de diciembre no termina nada: comienza otra etapa”, anticipó.

También revisó el escenario electoral nacional y las victorias que Juntos por el Cambio logró en Capital Federal y varias provincias. “Seguimos siendo una alternativa”, dijo la mandataria bonaerense, acompañada en el escenario por mayoría de su gabinete y otros colaboradores.

Dijo que seguirá comprometida con la provincia y los bonaerenses. “Las urnas no matan los sueños”, destacó y dijo que en todo caso lo que indica el resultado de este domingo es que no es su momento. “No matan lo que creemos ni lo que pensamos”, afirmó. Y acotó que lo que queda por delante es “mejorar”.

Comentá y expresate