Cinco alumnos de 16 años que cursan 5° año del secundario en el colegio Emaús, fueron severamente sancionados por haber usado un arma, aparentemente de juguete, para apuntar a un profesor que daba clase en julio pasado, al borde de las vacaciones de invierno. Cuatro de ellos no podrán seguir sus estudios en ese instituto católico de El Palomar, Buenos Aires, y el quinto quedó en una situación disciplinaria compleja ya que, prácticamente, no le quedan "créditos" (una especiede amonestación) por su situación personal.

Embed

Así lo confirmó anoche Rafael Matozo, uno de los representantes legales de ese colegio que tiene 2.900 alumnos, entre el nivel inicial y el secundario, y más de 300 docentes.

Tanto Matozo como Cecilia Barton, inspectora escolar de la Región 8 de la provincia de Buenos Aires, confirmaron que los alumnos comprendieron la gravedad de los hechos por las repercusiones que tuvo la viralización de los videos en las redes sociales.

El profesor Eduardo Seco, a quien apuntaron por la espalda mientras daba una explicación a otros chicos sobre el pizarrón, no se enteró in situ del episodio del que fue víctima con un arma supuestamente de juguete. Tampoco inició acciones judiciales en contra de los cinco menores.

De hecho, la comisaría sexta de Morón intervino al conocer los videos por las redes sociales,consultó con el colegio y pasó la información a la Fiscalía de Menores N° 1, de esa ciudad del conurbano, que aún no avanza en la diligencia para determinar si se produjo un ilícito.

"Al regresar de las vacaciones de invierno, se formó el consejo de convivencia para tratar el tema", señaló Matozo, al admitir que los cinco estudiantes habían tenido otras inconductas, aunque ninguna había sido de la magnitud de la escena que se ve en el video.

"El profesor, que tiene mucha antigüedad en el colegio, no solo no está cuestionado, sino que está muy bien considerado por los propios chicos que protagonizaron este episodio", explicó Matozo.

El responsable legal confirmó además que, a pesar de las gestiones de los padres de cuatro de los cinco alumnos para que se reconsidere la drástica medida, el colegio Emaús no retrocedió. Al finalizar en pocas semanas más el ciclo lectivo actual, cuatro de los cinco adolescentes deberán matricularse en otro establecimiento para completar sus estudios. Por tratarse del nivel secundario técnico, les resta cursar dos años más.

Si bien las autoridades escolares no vieron el arma con el que fue apuntado el profesor, los padres del adolescente que lo llevó al aula, y que es el único que permanecerá en la institución, informaron que se trataba de un revólver de juguete, que conocían y que el menor tenía en su hogar.

El Colegio Emaús es una institución educativa de larga trayectoria en El Palomar, ubicada en la calle Leones 967, cuyo emblema es "la educación de hoy, los valores de siempre". Y, para este año, el lema es "Emaús, lugar de encuentro".

Las autoridades académicas confirmaron que un equipo especial trabaja con los alumnos de ese curso para analizar las acciones que estuvieron mal, pero que no difundieron el episodio al resto de la comunidad escolar.

El domingo pasado, la escuela había estado en el foco periodístico porque allí emitió su voto Lucas Ghi, un dirigente del sabbatellismo aliado al kirchnerismo, que derrotó por apenas 3 puntos a Ramiro Tagliaferro, el exmarido de la gobernadora María Eugenia Vidal, e intendente de Juntos por el Cambio. Ghi, que ya gobernó entre 2009-2015, ganó con el 46,56% de los votos. Tuvo una mejor performance que Alberto Fernández (46,17%) y que Axel Kicillof (45,7%) en ese distrito del conurbano, publicó La Nación

Comentá y expresate