El acusado tiene 42 años, se movilizaba en un automóvil Honda City color blanco y pudo ser capturado en una vivienda de la calle 9 de Julio al 5600. Además del citado vehículo, en su poder se secuestraron casi 100000 pesos que, se presume, son parte del botín que logró en aquel asalto.

Embed

El caso data del pasado 28 de octubre, en horas de la mañana, cuando un hombre se presentó en un comercio dedicado al rubro herrería ubicado en Av. Mario Bravo al 3000. Una vez en el interior, previo amenazar e intimidar al empleado del local con un elemento que parecía ser un arma de fuego, sustrajo la suma de $600.000 para luego darse a la fuga en el vehículo en cual había llegado.

robo caruso 1.jpg

El fiscal Fernando Berlingeri tomó intervención en el caso y requirió intervención del personal del Gabinete de Robos Calificados a Comercios de la DDI. Con registros de cámaras de seguridad y otro material probatorio se pudo seguir los pasos y reconstruir movimientos del delincuente.

Así se pudo llegar hasta su domicilio, donde previas tareas de inteligencia se concretó durante las últimas horas un allanamiento, concedido por la Justicia de Garantías. No hizo lo propio con los pedidos de detención y el secuestro del automóvil, que solo pudo ser requisado, al igual que la vivienda.

Embed

En ese departamento del Complejo de Empleados de Comercio se logró secuestrar $99.000, una campera de policía, un celular, documentación del rodado en el cual se movilizaba el autor del hecho y prendas de vestir iguales a las utilizadas por el autor al momento de cometer el hecho.

Con el resultado del allanamiento el Fiscal avanzó en la investigación y procesó al morador (y sospechoso) por el delito de Robo Agravado, a la vez que dispuso una serie de medidas con el objeto de obtener su orden de detención.

Durante el allanamiento se pudo establecer que el vehículo está a nombre del hermano del imputado, quien, a su vez, está autorizado a conducirlo según los registros oficiales.

Comentá y expresate