Varios jugadores de Boca quedaron mareados, lastimados y shockeados luego del ataque sufrido por un grupo de hinchas de River, que apedrearon el micro que trasladó al plantel al Monumental. Además, varios futbolistas se vieron afectados por los gases lanzados por la policía.

El capitán de Boca, Pablo Pérez, herido en uno de sus ojos, y el juvenil Gonzalo Lamardo fueron trasladados a una clínica.

Mientras tanto, las autoridades de la Conmebol están reunidas con Daniel Angelici (presidente de Boca) y Rodolfo D’Onofrio (presidente de River). Inclusive, está presente en el Monumental el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

El partido, en principio, fue reprogramado para las 18. No obstante, se espera la finalización de la reunión de las autoridades, que definirán cómo sigue la superfinal.

Embed

Comentá y expresate