El registro de video de las cámaras de seguridad del local de Mc Donald´s de Villa Gesell demostró que dos de los rugbiers que atacaron a golpes a Fernando Baéz Sosa hasta matarlo, luego del ataque se cambiaron de ropa y se dirigieron al reconocido local de hamburguesas de Av. 3 Numero 472.

Embed

En el local, Lucas Pertossi y a Máximo Thomsen, dos de los imputados pidieron dos combos, uno buscó una mesa, el otro se sentó después y se quedaron conversando por un lapso de media hora, distendidos, a metros del boliche Le Brique donde yacía el cuerpo de Fernando (18).

Las imágenes son trascendentales para la investigación porque Lucas Pertossi es el que grabó el video de la golpiza, también el que el chat de WhatsApp de los amigos comunica que Fernando murió. En tanto, Thomsen es uno de los imputados como coautores, quizás el más complicado según el testimonio de testigos.

Según publicó El Trece, la fiscal que investiga el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell consideró que ocho de los rugbiers detenidos tenían "plena conciencia" de que habían cometido un asesinato y que existió entre ellos un "pacto de silencio" que "se mantiene incluso hasta la actualidad", al pedir este lunes que la Justicia les dicte la prisión preventiva.

En su dictamen de 251 páginas, presentado ante la Justicia de Garantías, la titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, Verónica Zamboni, consideró a los rugbiers Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19) "coautores" de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas" de Báez Sosa.

También acusó a Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), de haber sido "participes necesarios" de ese asesinato.

En tanto, Zamboni pidió el cese de detención de Alejo Milanesi (19) y Juan Pedro Guarino (19) por insuficiencia de pruebas y el "beneficio de la duda", por lo que ambos quedaron esta tarde en libertad, aunque vinculados al proceso.

Comentá y expresate