Golden State se quedó con el primer juego de la serie final de la NBA. No obstante, un blooper de JR Smith lo hizo posible, ya que leyó mal una jugada que pudo haberle dado la victoria a Cleveland sobre la chicharra y evitar el tiempo extra.

La cara de LeBron James lo dice todo: con el marcador igualado en 107, Smith tomó el balón en la pintura pero, en vez de encestar o pasar rápidamente a un compañero, la retuvo para consumir los 4.7 segundos que restaban de tiempo regular.

Lo que sucedió fue que el jugador creyó que los Cavs estaban en ventaja, pero advirtió inmediatamente su error tras observar el tablero y recibir el reclamo de LeBron, que marcó 51 puntos en 48 minutos.

Embed

Comentá y expresate