Un hombre de 45 años que manejaba borracho protagonizó el último viernes un insólito choque al terminar incrustado en el polirrubro "El Caracol" del barrio El Martillo. El hecho ocurrió en Jacinto Peralta Ramos y Puán y, de milagro, no se registraron heridos.

Tras el control de alcoholemia pertinente, se conoció que el conductor del Peugeot 504 tenía 1,61 g/l de alcohol en sangre y personal de Tránsito dispuso el secuestro del vehículo, que sufrio distintos daños.

En las imágenes registradas en las cámaras de seguridad del polirrubro, se observa la sorpresa y el susto que se llevan las empleadas que atendían en el momento en el que el Peugeot 504 se mete adentro del local.

Embed

Embed

Comentá y expresate