Lionel Messi tuvo una aparición brillante en el clásico entre Barcelona y Real Madrid, que terminó 2 a 2 en el Camp Nou. Con una gran jugada individual, el rosarino convirtió el 2 a 1 parcial para el equipo de Valverde, que luego sufrió el empate de Bale.

La Pulga recibió la pelota en el borde del área luego de un pase de Suárez. Estaba bien marcado, pero entonces apareció todo su talento. Amagó y engañó a los defensores hasta sacar un remate espectacular que se coló pegadito al palo derecho del arco de Keylor Navas.

Embed

Comentá y expresate