La actividad del político en el territorio consiste en charlar con vecinos, dar muchos apretones de manos y saludar a cualquier persona que se cruce. Tan internalizado lo tiene el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, que esta semana tuvo un momento insólito: le dio un beso en la cabeza a un maniquí que parecía un nene con su gorrito.

La secuencia dura apenas unos pocos segundos, pero quedó registrada por los celulares de los vecinos que lo acompañaban en su actividad. Al llegar a las redes sociales, el video se volvió viral rápidamente.

Embed

Ocurrió el viernes, cuando Capitanich se encontraba realizando una recorrida por el barrio Villa San Juan, en Resistencia. Allí montaron una actividad para inaugurar el pavimento de unas cinco calles, y luego salieron a recorrer la zona.

Los trabajos demandaron una inversión de $35.200.000, financiados por la Dirección de Vialidad Provincial, según confirmaron desde la prensa oficial de la gobernación. “El pavimento es una herramienta clave para la transformación de pueblos y ciudades. No solo permite conectar, sino que además potencia el desarrollo y favorece al progreso”, destacó Coqui.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate