La excursión de pesca, más allá de la suerte con la línea, fue un verdadero dolor de cabeza. El avance del mar complicó la jornada y dejó a un pescador con su camioneta casi tapada por completo por las olas.

Embed

La situación, con momentos de desesperación por el damnificado, se dio en un sector de playas de Necochea, sobre el extremo sur, en inmediaciones del flamante parque eólico que se montó en ese distrito.

El propietario del vehículo, una camioneta Peugeot blanca, llegó hasta la orilla y allí se dispuso con la caña en busca de probar suerte. Pero la pleamar se dio más rápido de lo que él se movió para acomodar sus pertenencias y retirarse.

Cuando intentó retirar la camioneta, el agua ya había aflojado la arena, donde se hundieron las ruedas. Imposible moverla por propios medios, mientras el mar cubría ya la caja y bañaba la cabina.

Algunos pocos que merodeaban la zona intentaron ayudarlo pero sin suerte. Al cierre de la jornada se había logrado retirarla con la colaboración de dos camionetas de doble tracción que con eslingas lograron devolver al vehículo a tierra firme.

Comentá y expresate