En un peligroso operativo para preservar los recursos pesqueros, efectivos de la Prefectura Naval Argentina, a bordo del guardacostas GC-24 "Mantilla", protagonizaron una riesgosa persecución para capturar al buque de bandera china "HUA XIANG 801", que fue detectado pescando ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva, a 199 millas náuticas (alrededor de 358 kilómetros) del Golfo San Jorge.

El operativo comenzó anoche cuando la tripulación del guardacostas, que patrullaba el Mar Argentino, localizó a un buque a unos 1000 metros del límite exterior de la zona de exclusión, que no emitía información de localización satelital mediante su equipo de AIS y cuya posición no coincidía con la flota pesquera argentina monitoreada por Prefectura en el área.

Rápidamente, el "Mantilla" inició navegación hacia el pesquero y constató que tenía sus redes desplegadas y las luces de faena encendidas, por lo que se activó el protocolo previsto para prevenir la pesca ilegal.

El personal de la Prefectura, Autoridad Marítima Nacional, en primer término efectuó repetidas comunicaciones en español y en inglés y emitió señales sonoras, sin obtener respuesta alguna.

De inmediato, con la intención de escapar, el buque infractor liberó el ancla y empezó a navegar hacia aguas internacionales mientras apagaba todas las luces y liberaba sus equipos de pesca.

En ese momento, se emprendió una cinematográfica persecución: en la huida, el pesquero chino realizó peligrosas maniobras intentando colisionar contra el guardacostas y atentando contra la vida de la tripulación del Mantilla.

En medio de la noche, los efectivos de la Fuerza no se detuvieron: realizaron maniobras evasivas para evitar el choque y continuaron intentando comunicarse por radio con el buque.

Ante la falta de respuesta y siguiendo el protocolo de actuación, se dio la orden de efectuar disparos de advertencia hacia la proa del pesquero, con lo que se intentó frenar su marcha, sin afectar sus condiciones de navegabilidad para salvaguardar la vida de la tripulación.

A pesar de esto, el capitán del buque chino no se detuvo, por lo que se hicieron más disparos intimidatorios hacia el pesquero, por encima de su línea de flotación. Sin embargo, el "HUA XIANG 801" no acató la orden y continuó navegando saliendo del límite de la Zona Económica Exclusiva argentina, hacia aguas internacionales.

Embed

Comentá y expresate