Giuliana Flores vivió momentos muy duros cuando tras un accidente los médicos le dijeron que no volvería a caminar. Pero fruto de su esfuerzo volvió a hacerlo, a entrenar y a clasificar para el mundial de Crossfit. Ahora, vende tortas frente al Materno Infantil para poder costear el viaje.

AHORA - Entrenar primero, caminar después

"Nunca me imaginé llegar a los Crossfit Games. Un día entré, me dijeron si quería competir y dije que sí pensando que era una competencia normal, clasifiqué y desde marzo estoy a full. El 21 de noviembre de 2018 yo iba en moto y me chocó una camioneta. Tuve una fractura expuesta de tibia y peroné, y la cadera. A raíz de eso me quedó el tobillo fijo y me dijeron que no iba a volver a caminar pero pude hacerlo desde mi casa y empecé a entrenar con unas pesas. Cuando vi que podía volví a crossfit", relató la marplatense.

Según contó la deportista, cuando le ocurrió el accidente primero preguntó si iba a poder entrenar, incluso antes de saber si iba a volver a caminar. "Yo sabía que iba a hacerlo. Por mi discapacidad no puedo conseguir un trabajo fijo, por eso vendo tortas en la puerta del Materno Infantil", reveló.

Giuliana debe viajar a Estados Unidos y costearse tanto los vuelos como la estadía para participar del Mundial de Crossfit. "El 2 de agosto es la competencia y necesito un turno para la visa. Me acaban de avisar, no es que dejé pasar el tiempo. Participo en la categoría para mujeres con problemas en la extremidad inferior", sostuvo.

"Vendo tortas afuera del Materno, porque por el accidente no tengo trabajo fijo. Ya comprándome las tortas me ayudan un montón", concluyó la deportista, que está de lunes a viernes, de 8.30 a 11, en la puerta de la guardia, por Alvarado.

Para quienes quieran colaborar pueden hacerlo depositando dinero en su ALIAS: CONDE.ESTE.PUERTO

Comentá y expresate