Cuando el reloj marca las 17.30, la mujer sale al balcón de su departamento y con su acordeón deleita a los vecinos de la zona de la vieja terminal. La escena se repite todos los días. Es un momento de alegría y entretenimiento en medio del aislamiento social obligatorio por la pandemia del coronavirus.

Embed

"El primer día que la señora salió a tocar, nos tomó por sorpresa a todos los vecinos. Pero ahora ya la esperamos todas las tardes para escucharla. Es un lindo momento para matar el aburrimiento que provoca el encierro y para sobrellevar esta dura situación que atraviesa el mundo", dicen los vecinos del barrio.

La mujer, cuentan, toca el acordeón desde chica y en plena cuarentena se le ocurrió la idea de brindar un pequeño show para sus vecinos. Desde los balcones, la jubilada recibe aplausos y ella les agradece con una sonrisa.

Comentá y expresate