Ante la falta de cigarrillos, aumentaron las denuncias de aumentos arbitarios pero nada se asemejó a la situación que vivió una cliente esta tarde en la estación de servicio de Av. Colón y Olazábal cuando preguntó al cajero qué marcas tenía y le respondieron que "por cada atado debía llevar un producto más de los que estaban sobre el mostrador".

"Por cada atado me dijeron que tenía que comprar uno de los productos seleccionados, de los que estaban arriba del mostrador, que todos vencían en los próximos días", contó Eugenia, la damnificada, a Ahora Mar del Plata.

Ante su incredulidad, Eugenia decidió filmar un video para registrar la situación y tomó algunos de los productos, un paquete de nachos que curiosamente vencía al otro día.

Embed

"El chico me mostró, como se ve en el video, los cigarrillos que le quedaban y eran todos convertibles. Yo soy fumadora crónica entonces iba a comprar cualquiera pero cuando escuché lo que me dijo no podía creer, enseguida uno de los clientes se fue pero otro hombre compró", contó la mujer que concurría frecuentemente al lugar a cargar nafta pero aseguró que dejará de ir.

Eugenia desalentó a los fumadores a que no compren cuando vean precios excesivos o maniobras similares: "Es una extorsión".

En un informe especial de Telediario por la escasez de las principales marcas de cigarrillos en Mar del Plata, distintos kioskeros coincidieron en que no disponen de las principales marcas desde las últimas semanas debido a la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio del coronavirus que frenó la producción de las tabacaleras.

El presidente de la Cámara de Kiosqueros de Mar del Plata, Carlos Simonelli, reconoció en el noticiero de Canal Diez los faltantes y sostuvo que "acá Nobleza Piccardo dejó de distribuir la semana pasada y Massalin Particulares un tiempo antes; uno entiende las ganas de fumar pero les pido que no paguen precios inescrupulosos".

La escasez hizo disparar algunos de los valores que escalaron a precios exorbitantes, el representante de los kiosqueros afirmó que "llegaron a pedir 500 pesos por un atado, creo que fue un caso que comentó un colega de Buenos Aires pero no se tiene que comprar, es más a mí ya me ofrecieron cigarrillos a otros valores y decidí no comprarlos".

En Mar del Plata algunos clientes acusaron que los precios de las marcas más consumidas en algunos casos se duplicaron.

Comentá y expresate