Una mujer que había estacionado en un lugar prohibido, que estaba señalizado, en la avenida 24 de Septiembre al 1300 en la ciudad de Córdoba, se enojó con los tres inspectores de la dirección de control de transporte que la esperaron para multarla.

Según publicó El Nueve, cuando la mujer regresó de la librería donde fue a comprar, no sólo se negó a entregar sus datos para que le labraran el acta de infracción, sino que intentó escapar del lugar.

Fue allí que uno de los inspectores se colocó delante de su vehículo para evitar que avance, por lo que la conductora, lejos de acatar la orden, siguió avanzando y llevó al hombre sobre el capó unos 300 metros, hasta que lograron hacerla parar y terminó detenida.

El inspector sufrió lesiones en una mano y los inspectores radicaron una denuncia penal contra la mujer.

Embed

Comentá y expresate