Un joven americano se embarcó hace unos días con sus amigos en el crucero Symphony of the Seas, de Royal Caribbean. Uno de los barcos más modernos, lujosos y grandes del mundo. Tal vez aburrido, intentó una travesura que terminó muy mal.

Alentado por sus acompañantes, se asomó al balcón externo de su camarote, a la altura de un piso 11 (unos 40 metros) y se arrojó al agua cuando el barco estaba atracado en Bahamas.

Claro, sus amigos lo filmaron y las imágenes fueron compartidas en Instagram, donde ya alcanzaron casi las 170 mil reproducciones. Nick Naydev, el hombre en cuestión, debió ser rescatado por un bote de la compañía naviera.

Luego él mismo contó que no pudo caminar por tres días por los fuertes dolores que sufrió en la cola, producto del impacto contra el agua. Esos dolores físicos no fueron las únicas consecuencias.

Como el video se viralizó, la compañía Royal Caribbean tomó cartas en el asunto. Y decidió expulsar de por vida al joven y a sus amigos de cualquier crucero futuro de la empresa.

“Este fue un comportamiento estúpido e imprudente y se les ha prohibido a él ya sus compañeros volver a navegar con nosotros”, confirmó Owen Torres, portavoz de la naviera.

salto de crucero

Fuente: Clarín

Comentá y expresate