El búlgaro Kubrat Pulev, cosechó una nueva victoria ante el rumano Bodgan Dinu tras derrotarlo por nocaut. Sin embargo, el boxeador no fue noticia por su triunfo sino por una repudiable actitud luego de la pelea.

La Cobra, como le dicen en el mundo del boxeo, había hecho una performance brillante dentro del cuadrilátero. A pesar de sufrir un corte en la ceja en el cuarto asalto, por un acertado golpe de Dinu, supo recomponerse y derrotarlo por la vía rápida en el séptimo round.

Posteriormente, la reportera del Vegas Sports Daily, Jenny Sushe, se acercó para hacerle unas preguntas tras su victoria. Después de consultarle por su preparación para el combate y por las sensaciones dentro del ring, se dispuso a plantearle una hipotética pelea con el boxeador profesional británico de peso pesado Tyson Fury, a lo que respondió que sí la haría.

Tras su respuesta la tomó por la espalda con un brazo y con la otra mano agarró su rostro para sujetarla y darle un beso en la boca. La periodista, sorprendida, comenzó a reír antes de exclamar: "¡Jesucristo!".

Este desagradable incidente de acoso desató la polémica en las redes sociales y la propia víctima criticó la actitud machista. El periodista deportivo de Australia llamado Jai Bednall, la mencionó en Twitter y le preguntó si tenía algo para decir.

Sushe le respondió: "Estoy avergonzada. Es extraño". Pero no dio más declaraciones. Rápidamente los usuarios se solidarizaron con ella y destrozaron a Pulev.

Embed

Comentá y expresate