Desde el municipio empiezan a dar algunas señales de acción directa y presencia en calles para que la cuarentena se cumpla de acuerdo al marco previsto para Fase 3, que restringe actividades comerciales y recreativas, entre ellas las reuniones sociales y la presencia en espacios públicos.

Esta madrugada se dio una nueva intervención para suspender una fiesta clandestina, en esta oportunidad en calle calle 244 y 3 de Febrero. Hasta allí llegaron agentes de Inspección General, junto con efectivos de Policía Local.

En el lugar había unas 30 personas tomando alcohol, según el informe suministrado por la comuna. Allí se procedió a identificar al propietario del lugar y exigir que se retiren todos los invitados.

Por otro lado, en el barrio Rumencó, se suspendió un festejo con más de 10 personas, y en la calle 198 y 9 de Julio se detectó un festejo con miembros de dos familias celebrando un cumpleaños de 15.

Durante este domingo también se intervino a partir de denuncias presentadas por vecinos a través de la línea de Whatsapp para advertir sobre reuniones sociales. Así llegó una patrulla hasta una vivienda particular de calle Güemes al 4200 donde se compartía un asado. Los presentes accedieron a retirarse, según el mismo parte.

Embed

Además es realizaron controles en todo el frente costero, donde en zona céntrica se dispusieron móviles de las distintas dependencias municipales y efectivos de la Policía Local para advertir a los presentes e informar sobre la restricción para permanecer en esos paseos públicos.

Embed

Los móviles legaron hasta los puntos más alejados de la ciudad, incluso en el frente de acantilados, donde personas y familias que se habían instalado frente al mar, a la vera de la ruta 11, fueron invitados a retirarse del lugar.

Comentá y expresate