Lograron sacarle la cubierta al lobo marino