Una niña de diez años se encuentra internada en un hospital tras detectarse allí, donde acudió por un fuerte dolor estomacal, que cursaba un embarazo de 32 semanas, tras lo cual fue detenido un tío de la menor, a quien se lo acusa de abuso sexual agravado por el vínculo, informaron hoy fuentes judiciales.

El embarazo de la pequeña fue constatado por los médicos del Hospital pediátrico Humberto Notti de Mendoza, luego de que la menor adujera dolores estomacales y fuera trasladada al centro médico.

El procurador general provincial, Alejandro Gullé, sostuvo hoy ante los medios que se trata de "una situación muy delicada, muy grave, porque la niña en ningún momento tomó consciencia de estar embarazada".

Gullé informó que un hombre de 23 años, que es tío de la menor, fue detenido ayer acusado por el delito "de abuso sexual agravado por el vínculo y por la convivencia" y aseguró que su situación procesal se definirá tras la realización de un ADN.

Si el examen demuestra que el hombre es responsable del delito, se le aplicaría la prisión preventiva, sostuvo el funcionario judicial. "Ante los ojos de cualquier persona, una nena de 10 años en esta situación es un hecho traumático, problemático y hay que hacerle un abordaje psicológico", agregó.

El abogado Diego Lavado, referente en el área de Derechos Humanos, explicó que el fallo de la Corte Suprema de 2012 "instó a las provincias a aplicar un protocolo, por el cual el embarazo de una niña por debajo de los 13 años, legalmente es producto de una violación, por lo que sí está el consentimiento del progenitor, el médico debería proceder a la interrupción".

Aunque en el caso de la niña de Mendoza quedaría descartada la posibilidad de un aborto debido al avanzado estado del embarazo de casi ocho semanas. La causa quedó radicada en la Oficina Fiscal Nº 2 de la ciudad de Mendoza, a cargo de la fiscal Cecilia Bignert.

Comentá y expresate