Desde hace más de un año sufre violencia de género. A pesar de tres órdenes de restricción de acercamiento, el joven de 28 años que la acosa y la agrede la sigue a todas partes. Se aparece en su edificio, en su trabajo y hasta llegó a rociarle gas pimienta en la cara, en la calle. Por eso, la mujer hace público su caso y pide a los marplatenses que si ven al agresor en la zona de San Juan y Rivadavia o en las inmediaciones de Juan B. Justo y San Luis den aviso al 911.

Tiene causas por violencia de género en el Juzgado de Familia N° 5, a cargo de Alejandra Obligado, en las que se tomaron todas las medidas que habilita la Ley de protección de víctimas de violencia de género. Sin embargo, según denuncia la víctima “viola sistemáticamente la orden judicial” que le prohíbe acercarse a ella.

Por otro lado, se intentó accionar las causas penales abiertas como consecuencia de las amenazas, las lesiones y los daños, pero a la fecha sólo hay una suspensión de juicio a prueba por daños y amenazas en el Juzgado de Garantías N° 5, a cargo del juez Gabriel Bombini, denuncias que son investigadas por los fiscales Trill y Cuba.

Según relató la mujer a Telediario, el noticiero de Canal Diez, “se conocían de vista” y él la contactó por una red social. “Se fue formando un acercamiento que con el paso de las semanas no me gustó. Me enteré que estaba en otra relación y lo quise dejar, pero fue imposible”, señaló.

“Empezaron los acosos –detalló–, me iba a buscar cuando iba a cenar a la casa de una amiga. Me escribía que me quería ver, le decía que no y se iba hasta donde yo vivía y se quedaba horas en la puerta o me hacía sonar la alarma del auto para que bajara”.

El 18 de junio, la víctima sufrió una situación violenta por parte de su acosador. “Me agarró del cuello, en la calle, y me roció gas pimienta en la cara”. “No lo limita la Justicia y soy consciente de su peligrosidad”, sostuvo.

En tanto, Soledad Paternoster, la abogada de la mujer, detalló que a través de una serie de pericias se “determinó la peligrosidad” del joven. “Pedimos que la comunidad esté atenta y nos ayude a cuidarla, porque él está en la calle y no hay ningún juez que pueda detenerlo en este accionar tan peligroso”. Además, pide que la Justicia Penal intervenga pronto.

Embed

Comentá y expresate