La pandemia del coronavirus puso al descubierto otra problemática que no tiene fin: la violencia de género. En Mar del Plata los números son alarmantes: en plena cuarentena llegan a la fiscalía unas 30 denuncias diarias de mujeres que sufren algún tipo de violencia.

“Esto se agravó aún más, el contexto socio económico ha aumentado las condiciones de desigualdad. Hay un alto porcentaje de hogares a cargo de mujeres con trabajos informales o que no perciben ingresos. De alguna manera tienen a su cargo el cuidado de sus familias y aquellas mujeres que conviven con varones violentos son obligadas a aislarse dentro de la cuarentena en su hogar con el agresor”, explicó a Ahora Mar de Plata, Laura Hochberg, integrante de la Multisectorial de la Mujer de Mar del Plata y Batán.

Embed
image host

Si bien el hogar es el lugar más seguro para afrontar el Covid-19, para las mujeres víctimas de violencia de género no lo es. “Estar 24 horas con su agresor aumenta el grado de violencia para la mujer y los hijos. Sabemos que ha aumentado la violencia de género y los femicidios desde que empezó el aislamiento social voluntario, del 12 de marzo, como el obligatorio, del 20 de marzo, y estamos hablando de lo que va de la cuarentena hemos tenido 61 femicidios a nivel nacional, más 4 vinculados. Desde los juzgados de Familia, al menos de lo que conocemos de la doctora Clara Obligado, en abril llegaron entre 20 y 30 denuncias por día de mujeres que sufren violencia en Mar del Plata”, expuso Hochberg.

A esos números oficiales se le debe sumar aquellas que no llegan a denunciar. Desde la Multisectorial de la Mujer realizan un importante trabajo en los comité barriales para asesorar y escuchar a muchas mujeres que se animan a contar la pesadilla que están viviendo.

“Cuando van a buscar el alimento a veces se animan a contar sus problemas familiares y la violencia que están atravesando. Esto lo sabemos, efectivamente aumentó la violencia y hoy las mujeres se animan más a contar su sufrimiento y a pedir ayuda-dijo Hochberg-. Lo que hacemos es escucharlas, aunque no siempre se animan a hablar. Se asesora y acompaña a hacer la denuncia a la comisaría de la Mujer. Sobre esa base depende del grado de violencia la hemos derivado a la dirección de Políticas de Género para que brinden asesoramiento profesionales de la psicología y el derecho. Ahí empieza todo el camino”.

Números que asustan

Hay 40 mujeres que esperan recibir el botón antipánico y en junio se colocó la tercera tobillera dual en Mar del Plata. Es un aparato que se coloca en casos críticos: le ponen una pulsera al agresor y otra a la víctima. Ambas tienen GPS.

“Todo lo que se puede implementar para abordar este tema es importante. Entendemos que hace falta el acompañamiento y conocer la perspectiva de género del personal policial que coloca las tobilleras y monitorea. En el caso de los botones antipánico, en mayo, había en espera 65 mujeres. No significa que al haber 40 haya bajado sino que se van reactivando los pedidos. Estos datos los relevamos un vez por mes, pero como siempre decimos ninguna mujer tiene que estar en lista de espera. Esto no se puede esperar, puede suceder la violencia extrema como puede ser un femicidio”, enfatizó Hochberg.

Según dijo, desde la Multisectorial buscan que se profundicen las políticas públicas como así también que exista un presupuesto “necesario y adecuado” para dar respuesta a esta necesidad. “La violencia de género también es una pandemia, el Estado debe dar tranquilidad y seguridad para que las mujeres sepan que no están en peligro. Es un largo camino”, concluyó.

Comentá y expresate