Marta es profesora de educación física y hace solo dos semanas se mudó a un nuevo departamento en Rosario. Allí, le tocó vivir una situación que ella misma calificó como aterradora.

Narró la “madrugada de terror" en sus redes sociales y el relato se viralizó por los distitos ingredientes de la historia, protagonizada por su vecino: el hombre aseguraba que había alguien debajo de la cama y voces que salían del colchón. Por eso, dio aviso a la policía. "Lo que me pasó, no tiene nombre", afirmó.

“Me mudé al edificio hace dos semanas. Hoy 20 de julio a las 4.30am me tocan timbre desafortunadamente, me despierto de un susto sin entender nada. Como el portero no anda, no pude atender”, comenzó en el relato.

Según describió, se escuchaban ruidos en todo el edificio, voces, y llaves en el palier. "Me toca la puerta la policía porque necesitaba entrar. Me dicen que el vecino de al lado no puede abrir la puerta y tiró la llave para que lo ayuden porque se le metió una persona abajo de la cama y no la puede sacar”, comenzó el relato.

Embed

“El chabón re en crisis no podía abrir la puerta, la policía me pide pasar a mi departamento así acceden por el balcón. El chabón estaba en pánico total, mal viajado, pasado en merca, flasheando voces”, agregó Marta.

La policía le hablaba desde el balcón. Le preguntaron si había consumido estupefacientes y le recomendaron que tomara agua. “Yo quedo infartada, sentada en la cama flasheando que el chabón puede saltar a mi balcón buscando ayuda, pues la cana le dió la idea”, continuó.

“De repente el loco sigue renegando con la puerta, abre y me tocan la puerta diciendo: ‘Vecina, ya pude abrir, vamos a buscar a la policía que ahora me hablar desde adentro del colchón’. A lo que le respondo sin abrir la puerta (5.30 am yo infartada y el loco pasado en merca): ‘Gordo no puede haber gente dentro de un colchón’.

El vecino se fue y a los cinco minutos la mujer escuchó que llamaban al ascensor. “Me tocan timbre de abajo, yo sin portero me asomo al balcón y lo veo irse por la vereda. Miro a su departamento, que dejó todas las luces encendidas, su cama toda desordenada, y el tele reproduciendo de YouTube "canciones cristianas para liberar el demonio". Pobre la estaba pasando re mal. Yo ahora de dormir, ni hablemos”, afirmó.

Además de contarlo en su cuenta de Twitter, Marta subió dos videos en TikTok explicando con detalles la bizarra situación que le tocó atravesar.

Comentá y expresate