Celeste Liberali regresaba de hacer compras y caminaba hacia su casa, en el barrio Jorge Newbery. Llegando a la intersección calle 222 y Bolívar sintió un dolor en la cabeza. Se tocó el lado izquierdo y se sorprendió al ver una importante cantidad de sangre. En la clínica donde se atendió le dijeron que tenía un balín en el cráneo. Hasta el momento, se desconoce quién es el agresor.

El hecho ocurrió el miércoles, cerca de las 17. La joven de 31 años ya recibió el alta y se recupera en su casa. “La herida evoluciona, me tironea bastante. Emocionalmente estoy mal, no puedo dormir. Cierro los ojos y revivo ese momento. Tengo miedo de salir y que este loco siga dando vueltas”, dijo a Ahora Mar del Plata.

disparo jorge newbery 2.jpg

Ella vive en la esquina de donde ocurrió el hecho. “Camine casi una cuadra ensangrentada para llegar a mi casa y avisar lo que me pasaba y los vecinos salieron enseguida a ayudarme”, agregó.

Sintió miedo, desesperación, no sabía qué hacer. “Enseguida fui a la guardia, me hicieron una tomografía y tenía el proyectil, un balín, incrustado en el cráneo. Hay que agradecer que en ese momento agaché la cabeza para ver el piso y no fue peor. Por suerte la puedo contar”, sostuvo. “Me sacaron el proyectil, me duele mucho y me arde pero lo peor ya pasó”, dijo Liberali, que tiene dos hijos.

La denuncia por el hecho fue radicada en la comisaría decimosegunda. “Vinieron a la clínica, me tomaron la declaración y me llamaron varias veces para seguir investigando. Ahora hay que rezar que lo agarren rápido y que no lastime a nadie más”, expresó.

Durante la semana se registraron otras dos víctimas. Liberali indicó que se trata de otra mujer y de un nene de 6 años. Además, vecinos de la zona señalaron que sus mascotas también sufrieron disparos. “Suponemos que es un vecino el que tira, pero no sabemos quién es”, expresó.

Comentá y expresate