Walter Erviti se retiró del fútbol con la camiseta de Alvarado. El mediocampista, de notable carrera, se despidió a los 37 años, con la eliminación del “Torito” a manos de Defensores de Belgrano de Villa Ramallo en el Federal A.

Erviti cumplió el deseo de jugar para el club de sus amores, en el que jugó 12 partidos en buen nivel. Si bien no pudo coronar su paso por el equipo con el ascenso a la Primera B Nacional, le dio un salto de calidad al equipo de Mauricio Giganti, que quedó eliminado en la definición desde el punto penal.

El talentoso mediocampista debutó en San Lorenzo de Almagro en 1999, donde fue campeón del torneo Clausura y de la Copa Mercosur en 2001. Luego pasó a Monterrey, donde estuvo 6 años y se coronó en el Clausura 2003.

Erviti volvió a Argentina en 2008 y al año siguiente le dio a Banfield el primer título de su historia, bajo la dirección técnica de Julio Falcioni. Luego pasó a Boca, donde fue campeón del Apertura 2011 y la Copa Argentina 2012. Y tras un paso por Atlante de México, volvió al país para ser ascender con Banfield en la temporada 2013-2014.

Aún sin tener la continuidad esperada, Erviti festejó otro título en otro equipo grande. En 2017, fue campeón de la Copa Sudamericana con Independiente. Luego, al no ser tenido en cuenta por el entrenador Ariel Holan, recaló en Alvarado para finalizar su carrera como él quería.

Ahora, Erviti se convertirá en entrenador y trabajará junto al preparador físico Alejandro Kohan. En ese nuevo rol, el marplatense buscará transmitir todos sus conocimientos. No obstante, el fútbol extrañará su visión de juego, sus lujos, su poder de adaptación a distintos puestos y la calidad que lo acompañó hasta el último día de su carrera.

Comentá y expresate