Wanda Nara rompió el silencio sobre el escándalo que involucra a su marido, Mauro Icardi, y al Inter de Milán. La modelo y representante del delantero se quebró al referirse al futuro del futbolista. Y ventiló un pedido especial para que intermedie un dirigente histórico del club y se solucione cuanto antes el problema: "No queremos irnos".

La representante se mostró frente a las cámaras de Tiki Taka, el programa del que suele participar en la televisión italiana. Y explicó que se puso en contacto con Massimo Moratti, ex presidente de Inter, que había defendido al delantero.

"Le mandé un mensaje para agradecerle sus palabras, porque, de verdad, Mauro estaba muy mal", comenzó Wanda, que rápidamente rompió en llanto.

"Le pedí si me puede dar una mano para que Mauro pueda volver a jugar. Y me respondió '¿Cómo no te doy una mano, si yo lo entiendo a él?", continuó la modelo y empresaria.

Y reveló el consejo que recibió de Moratti: "Wanda, dale tiempo, esto se va a resolver".

Nara también aseguró que no hay un cambio de aires en su horizonte: "Inter es nuestra familia, no queremos irnos, no queremos dejar el club".

Los inconvenientes entre Inter y el jugador comenzaron por la negociación para que renueve su contrato, llevada adelante justamente por Wanda y que la coloca en el centro de la polémica: además de la tensión de las gestiones, la acusan de sembrar la discordia en el vestuario del equipo.

En medio de la relación tirante entre ella y los dirigentes, el entrenador Luciano Spaletti despojó a Icardi de la cinta de capitán (quedó para el arquero Samir Handanovic). Luego, el jugador no apareció en la convocatoria para el partido del jueves ante Rapid Viena, por la Europa League. Si bien en principio se había dicho que el propio DT lo había marginado, luego se supo que el futbolista no quiso viajar (en los días siguientes adujo una lesión).

Ahora, su futuro es una incógnita.

Sobre la determinación del club, comentó que los tomó por sorpresa tanto a ella como a Icardi. "Fue una decisión importante. Para él, fue como que le arranquen un brazo.Juega con orgullo con la camiseta del Inter", expresó Wanda.

Más tarde intervino Giuseppe Marotta,secretario deportivo de la institución milanesa. "La vi llorar, y lo lamento. Queremos aflojar la tensión y serenarlos tanto a Wanda como a Mauro", dijo Marotta.

"(La quita de la capitanía) Es una elección tomada a regañadientes, por los motivos que ya conocemos, pero que no pone en duda el camino que prevemos para Mauro", siguió el secretario. "Hay mucha tranquilidad, no hay ninguna definición".

En los últimos días, Wanda y Mauro quedaron en el centro de la polémica. A la decisión deportiva del club se sumó una agresión que recibió el auto de la representante y el reparto de volantes en el estadio de Inter con la inscripción "Fuera los mercenarios".

Fuente. Clarín

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate