Comenzó el 2019, año de renovación electoral en todos los cargos políticos más importantes. Los marplatenses elegirán concejales, intendentes, gobernador y presidente. En General Pueyrredon muchos concejales ya piensan en renovar sus bancas y varios actores políticos quieren ocupar el despacho que actualmente ocupa Carlos Arroyo.

En las últimas elecciones se hizo costumbre que el oficialismo tenga el mismo candidato: Gustavo Pulti. En el 2011, el ex intendente era la fija de Acción Marplatense para renovar su mandato. En el 2015, a pesar de que había otros integrantes del partido que aspiraban a ir por la intendencia, Pulti intentó renovar su mandato pero perdió ante Cambiemos.

A diferencia de las dos elecciones anteriores, en el oficialismo no está tan claro el panorama. Hay cuatro aspirantes que quieren quedarse con la intendencia: el actual jefe comunal, la concejal Vilma Baragiola y los diputados Guillermo Montenegro y Guillermo Castello.

Arroyo ya manifestó su intención de extender su mandato durante cuatro años más. El principal problema que se vislumbra es la inclusión o no del líder de Agrupación Atlántica en Cambiemos.

Amparado por la mandataria bonaerense, el ex ministro de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, aprovecha cada acto oficialista para mostrarse al lado de los referentes de Cambiemos y así posicionarse como una alternativa para el gran caudal de votos que tiene el oficialismo en la ciudad.

En otro rincón aparece la radical Vilma Baragiola. Respaldada por la buena cantidad de votos que sacó en las últimas elecciones (cayó en su interna con Arroyo pero sacó el 19,8% del total de los votos) y porque muchos de los vecinos de la ciudad la reconocen por su paso por el Concejo Deliberante, la Secretaría de Desarrollo Social y la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.

Un poco más relegado parece estar el autodenominado “lilito”, Guillermo Castello. El hombre de confianza de Carrió en la ciudad buscará una vez más ser intendente del partido. Mucho dependerá de la injerencia que pueda tener su líder política en el armado de las listas en el interior de la provincia.

Desde la oposición el panorama no está tan definido como en el oficialismo. Aún restan determinar candidatos que cumplan la expectativa con los votantes de izquierda o centro izquierda. Entre ellos, una fija de las últimas elecciones, Alejandro Martínez. También será importante analizar si el socialismo o espacios como Patria Grande salen a la cancha con sus propios candidatos o se alinean a partidos más grandes.

Fernanda Raverta, diputada nacional, será la candidata de Unidad Ciudadana. Tiene el aval de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y cuenta con el apoyo del núcleo duro de votantes kirchneristas. Una polarización de la campaña a nivel a nacional podrían ayudarla a captar votos en una disputa mano a mano con el que sea el referente opositor local.

En una situación similar se encuentra el concejal de 1País Ariel Ciano. El líder a nivel nacional de su partido, Sergio Massa, quiere que sea el candidato en General Pueyrredon. El hijo del reconocido periodista se fue de Acción Marplatense porque en las últimas elecciones Pulti no le dio el protagonismo que necesitaba. Pero en estos tres años lo encontró en el massismo.

En el medio de Raverta y Ciano se encuentra Gustavo Pulti. El ex jefe comunal ya no oculta sus ganas de volver al lugar que perdió a manos de Arroyo, pero sabe que con un partido vecinal no logrará llegar a su cometido.

Pulti tuvo conversaciones con los dos espacios más importantes de la oposición: Unidad Ciudadana y 1País. Su vínculo con el kirchnerismo siempre fue bueno, pero Raverta ya está posicionada en ese espacio. Mientras que en una charla personal con Massa le dejaron en claro que el candidato que pretenden para la ciudad es Ciano.

Ante la consulta de este medio a la diputada nacional sobre la posibilidad de un acercamiento con el ex intendente, Raverta no quiso brindar mayores precisiones: “Nosotros estamos hablando con todas las personas que quieran construir para mejorar la situación de los argentinos, pero sería una falta de respeto hablar de alianzas electorales cuando la gente la está pasando muy mal”, sentenció.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate