Al menos 118 personas murieron en las inundaciones provocadas por las históricas precipitaciones de agua en Alemania y Bélgica.

Las lluvias de los últimos días en Europa occidental alcanzan cifras históricas y en algunas de las zonas más afectadas llovió en uno o dos días el equivalente a dos meses. En algunas zonas se mantiene la alerta por las consecuencias y miles de personas se vieron obligadas a evacuar sus hogares.

En Alemania la cantidad de víctimas fatales ascendió a 103 y además se registran 1.000 personas desaparecidas.

Los estados más afectados por este fenómeno son Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, ambos en el límite territorial con Bélgica. En estos estados las lluvias arrasaron vehículos, casas, obstruyeron caminos y derrumbaron edificios.

En Bélgica se confirmaron 15 muertes hasta ahora. En Lieja, una de las zonas más perjudicadas en el país, las autoridades instaron a toda la población a evacuar la ciudad. Willy Demeyer, el alcalde de Lieja, también pidió a aquellos habitantes que no puedan abandonar la ciudad que se trasladen a los pisos superiores de sus edificios.

"La situación de crisis es excepcional y debe prevalecer la solidaridad" dijo la alcaldía en un comunicado

Angela Merkel, la canciller alemana, afirmó estar “conmocionada por el desastre

Armin Laschet, el primer ministro del estado de Renania del Norte-Westfalia, en Alemania, culpó al calentamiento global del fenómeno que está sufriendo su región. “Nos enfrentaremos a tales eventos una y otra vez, y eso significa que necesitamos acelerar las medidas de protección al clima... porque el cambio climático no se limita a un solo estado,declaró.

Países Bajos y Luxemburgo también sufrieron daños materiales por las fuertes lluvias y aún no se registran fallecidos en esos países.

Comentá y expresate