La petrolera bajo control estatal YPF aplicó su segundo aumento en las naftas y en el gasoil en una semana. En esta ocasión, la suba fue del 1% para “emparejar sus precios con los de la competencia”.

La marcha de los precios en los combustibles no le da descanso a la inflación, una de las principales preocupaciones del gobierno de Mauricio Macri. Este sábado por la madrugada la empresa volvió a incrementar el valor del combustible.

Esta es otra consecuencia del aumento de los biocombustibles autorizado por el Gobierno el lunes. En la madrugada del domingo pasado, la compañía había aplicado una suba cercana al 5 por ciento. Luego la siguieron Shell y Axion.

El nuevo aumento de YPF se da en medio de una polémica entre las petroleras, los dueños de estaciones de servicio y el ministro de Energía, Javier Iguacel.

La devaluación llevó al exministro de Energía Juan José Aranguren a promover un acuerdo con las petroleras para moderar los aumentos en los surtidores a partir de subas escalonadas que se distribuirían a lo largo de los meses siguientes. Pero Iguacel, dio marcha atrás con esa decisión poco después de su llegada al cargo, a mediados de junio, y les confirmó a las empresas que los precios de las naftas y el gasoil en la Argentina son libres.

En paralelo, como resultado del acuerdo de precios y la incertidumbre posterior que dominó al mercado, los dueños de estaciones de servicio sostienen que comenzó a limitarse la venta mayorista de combustibles.

Comentá y expresate