El gobierno argentino formalizó esta semana ante la justicia neoyorquina un pedido para que desestime el reclamo de juicio sumario que el fondo Budford Capital presentó días atrás en el marco de la causa por expropiación de YPF.

Loretta Preska, la jueza de primera instancia que es la reemplazante en ese tribunal de Thomas Griessa, recordado por ser el que siguió los juicios de los “fondos buitre” contra el país, recibió el escrito de la representante legal contratada allí por el gobierno para buscar la mejor salida en la denominada “Causa Petersen”. Este jueves se concretará la primera audiencia.

El juicio sumario que se reclama es una modalidad que rige en los tribunales estadounidenses y que permite llegar a una resolución del caso sin que el proceso se desarrolle con todos los pasos previstos en un juicio tradicional.

Según resume El Cronista en su edición dominical, Burford Capital tomó el caso tras el proceso de quiebra de las firmas Petersen Energía Inversora y Petersen Energía, propiedad de la familia Ezkenazi, que había comprado el 25% del paquete accionario de YPF a Repsol. Esa operación se hizo en dos etapas, una en 2008 y otra en 2011. Un año después el gobierno kirchnerista expropió a Repsol el 51% de las acciones de la petrolera argentina.

Desde entonces el gobierno nacional de Cristina Fernández prohibió el giro de dividendos al exterior, por lo que las firmas Petersen no pudieron responder a créditos que habían tomado para esta inversión en el país y quebraron.

Burford Capital, previo desembolso de 15 millones de euros, se quedó con los derechos par litigar en este caso. Aunque aún no hay una cifra presentada de manera oficial, el resarcimiento que reclamará este fondo al gobierno argentino estaría en el orden de los 3000 a 5000 millones de dólares. La suma es equivalente a casi la mitad del valor de mercado que hoy tiene YPF.

Comentá y expresate