sábado 28 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
ISEPCI

La canasta básica de alimentos aumentó un 92% en Mar del Plata durante 2022

Así se desprende del informe sobre el Índice Barrial de Precios presentado por el Isepci. En diciembre el incremento fue del 5%.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Según el Índice Barrial de Precios, el relevamiento de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) que realiza mensualmente el Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana (Isepci) en 150 comercios de cercanía ubicados en barrios de Mar del Plata y Batán, los precios de los alimentos en diciembre aumentaron 5,5%, mientras que a lo largo del 2022 crecieron 92,3%.

De esta manera, una familia de dos adultos/as y dos menores que doce meses atrás precisaba $29.622 para adquirir sus alimentos indispensables, en el último mes del año pasado necesitó $56.943 –o sea casi el doble que en diciembre 2021- para comprar los mismos productos.

En diciembre las frutas y verduras aumentaron 4,7%, mientras que a lo largo de 2022 el incremento fue de 159%, siendo el rubro de mayores incrementos. La suba de los productos de almacén fue respectivamente de 5,7% en diciembre y 109% interanual, y los cortes de carne 5,6% y 47%.

Entre los productos que mostraron mayores incrementos en el año 2022, se encuentran dentro del rubro almacén el pan (133%), la harina (146%), los fideos guiseros (150%), la leche (100%), azúcar (212%), el yogurt firme (120%) y el aceite mezcla (117%).

Entre las verduras, los mayores aumentos se registraron en la cebolla (316%), lechuga (192%), tomate (150%), zapallo (212%), papa (200%), batata (255%).

En el rubro carnes los mayores aumentos fueron en el pollo, con un incremento interanual de 85%.

La Canasta Básica Total (CBT) contiene un conjunto de rubros (gastos para el hogar, agua, gas, electricidad y otros combustibles, transporte, prendas de vestir, educación, salud y otros) que agregados a los alimentos son los esenciales para la vida de las personas y las familias. Conocer su valor actualizado mensualmente es muy importante, ya que marca el límite que divide a los argentinos y argentinas que están por debajo o por encima de la línea de pobreza. Los y las que no tienen los ingresos suficientes para adquirirlos cada treinta días son considerados pobres, y por el contrario, cuando los recursos llegan a cubrir esos gastos indispensables están por arriba de ese límite.

Según datos oficiales, en noviembre la CBT tuvo en promedio una suba de 4,95% que fue mayor que la CBA (3,57%), pero a lo largo del 2022 la relación fue inversa. En 2022, los alimentos fueron el motor de los aumentos de la Canasta Básica Total y el promedio de sus incrementos estuvieron por encima de los que hubo en la mayoría de los rubros que la conforman. Sin embargo, en los últimos meses se observa un cambio en esta tendencia de la mano de subas importantes en gastos del hogar, electricidad, y otros similares.

Tomamos como base la información del INDEC de su última publicación (noviembre) del Índice de Precios al Consumidor, que contiene rubros desagregados del mes, comparados con la evolución a lo largo del año.

Fuera de Prendas de Vestir y Calzado que durante el año siempre estuvo por arriba de los otros rubros, los alimentos están por encima las secciones principales que constituyen las CBT. Pero esto empieza a cambiar en los últimos meses y lo sucedido en noviembre, es un botón de muestra de esta nueva situación.

Los gastos en Vivienda, agua, electricidad, gas, y otros combustibles; Equipamiento del hogar; Transporte; Comunicación; que en el promedio de 2022 subieron menos que los Alimentos y Bebidas no Alcohólicas, en noviembre se colocan por arriba. El aumento más fuerte se concentra en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros, que subió 10,5% en noviembre, el triple que los alimentos (3,1%) en el mismo período.

Rodrigo Blanco, director del Isepci en Mar del Plata, indicó: “Entre otras cosas, esto es consecuencia de la desregulación de las tarifas de energía, y los aumentos otorgados a los combustibles y otros servicios regulados, que han iniciado el camino de incrementos sistemáticos con el objetivo declarado de acotar los subsidios del estado y cumplir con los acuerdos con el FMI. Estos aumentos descargan el costo del ajuste fiscal directamente sobre los presupuestos de las familias –en particular las de menores ingresos- mientras el fisco les está perdonando deudas a las grandes empresas distribuidoras de energía eléctrica por valores superiores a los cuatrocientos millones de dólares.”

“Si se confirmaran para los próximos meses aumentos en los alimentos que se mantengan en el orden del 3% o 4% mensual –si bien serían más bajos que los que venían en el tiempo anterior, no son pequeños- el desequilibrio en los presupuestos de las familias ahora también asoma por el lado del transporte y el gasto de mantenimiento del hogar. Nuevamente lo que deja de derramarse por una ventana, ahora se está yendo por otra” continuó Blanco.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar